Iluminando el terrible Tilly


2498723828_9f0acce7ce_o

Muy cerca, al oeste de las costas de Tillamook en Oregón, se levanta una roca en forma de monstruo marino, en donde según los lugareños, las grandes tormentas del Océano Pacífico, mueren aquí.

En un lugar donde los escarpados acantilados, entre 50 y 70 metros caen directamente al mar, se produjo, una lucha entre la voluntad y la determinación del espíritu humano, y las grandes fuerzas de la naturaleza.

1104740586_d7492cb4a1

La historia del “terrible Tilly”, como se le conocía por su ubicación, se inició en 1879. Se pensó en construir un faro que se alzara unos 300 metros sobre el mar, sin embargo a pesar de su elevada altitud la parte superior era cubierta frecuentemente por las espesas nieblas reinantes, no ofrecían una alternativa aceptable.

A pesar de las dudas reinantes, un ingeniero decidió que la roca podía ser conquistada. En un primer intento el ingeniero Juan R. Trewavas y su ayudante Cerezo, intentaron la hazaña,  pero Trewavas resbaló y fue arrastrado por la furia de las aguas. A pesar de su dificultosa búsqueda jamás fue encontrado.

El 21 de Octubre de 1879, dada la mediana tranquilidad reinante, se decidió dar el asalto. Utilizando unos “calzones boya“,  lograron 4 trabajadores capear las embestidas de las temibles olas de Tillamook y llegar por fin a la roca. Tras su llegada, su misión fue acondicionar la zona para que cinco días después llegara el resto de trabajadores.

tillamookrock

Las primeras semanas de construcción fueron muy duras, los trabajadores  se encontraban completamente expuestos a todos los factores climatológicos que ofrecía la zona. Ni un mínimo de vivienda donde poder refugiarse ni tan siquiera durante la noche.

Hecho que se agravó, cuando un 2 de Enero, el mar ofreció su peor cara, las olas superaban varios metros la roca, parte de la construcción fue destrozada, los trabajadores, agrupados en un refugió en la zona más segura, mojados, hambrientos, y irremediablemente sin ningún lugar a donde poder ir, se aferraron a la vida. 16 días después fueron rescatados en unas condiciones extremas.

tillamookrocklighthouse

A pesar de todas las adversidades y después de 525 días de sufrido trabajo, el Faro de Tillamook se encendió por primera vez el 21 de Enero de 1881, fue reconocido como un triunfo de la ingeniería por la ubicación y por la difícil tarea de su más fiel guardián el terrible Telly,  que hizo gran honor a su nombre.

Un guardián fue asignado en la roca, que pasó dos meses y tres semanas. Posteriormente se aumentó el número a 4, asimismo se redujo el tiempo a 40 días,  dadas las extremas condiciones de inhabitabilidad.  Se pretendía garantizar la estabilidad física y mental de los guardianes durante su larga y solitaria permanencia. Así se rigió durante el resto de su existencia.

tormenta

Pero el 21 de Octubre de 1934, todo el Noroeste del Pacífico, se vio envuelto en una de las peores tormentas registradas. Las olas, enfurecidas maltrataban el faro sin compasión. El mar arrojó grandes rocas a través de las ventanas, produciendo terribles destrozos y inundaciones. Llegó incluso a destruir la lente que iluminaba en lo alto del faro. Amasijos de hierros que fueron anclados en la roca, a varios metros de profundidad, también fueron arrancados por las aguas.

ore1880markertn

Con el agua casi en el cuello, los heroicos guardianes intentaron crear una luz auxiliar que pudiera suplir medianamente a la original. Además con una improvisada radio de onda corta, se pusieron en contacto con la costa. Milagrosamente habían vuelto a sobrevivir todos.

Dados los sucesos históricos y después de brillar durante 77 años, fue sustituido por una boya roja, anclada unos kilómetros mar adentro.

lighthousepicspiralstairs-jan1955sm

El 1 de Septiembre de 1957, Oswald Allick, uno de los guardianes que había servido durante veinte años, fue el último en apagar la luz y concluir con la historia del faro de Tillamook.

civilliankeeperoswaldsm1

Fue comprando sucesivamente por varios propietarios privados, hasta llegar en la actualidad a  un total abandono. Una estructura fantasmal, imposible de olvidar para los muchos de los que dejaron parte de sus vidas entre las paredes del Terrible Tilly.

Relatos y fotos del rescate de los últimos guardianes en Lingth House

Más información de la roca en Life on the Rock y en Wikipedia

Más fotos en Webshots y en Steve Mapel

Entrada anterior relacionada: El purgatorio de Tevennec

22 pensamientos en “Iluminando el terrible Tilly

  1. Pingback: Iluminando el terrible Tilly

  2. Estremecedor relato del faro que hoy nos traes, cuanto me alegro que se encuentre en total abandono, pues ya estuvo muchos años en pleno apogeo, muchas de las familias de los fallecidos no olvidaran jamas tan monstruoso faro.

    Gracias por esta interesante entrada, felices sueños

  3. Pues, con lo que me gustan las tormentas y los faros, el de Tevennec, también está chulo. El vídeo es impresionante!!

    Un saludo!

  4. Cada historia y relato que nos haces ilustrar en tu página, es todo un mito en la historia.
    Me encanta entrar y poder leerte, me dejas fascinada :D
    Enhorabuena!!

  5. Debe ser impresionante estar allí en noche de tormenta. Realmente el ser humano parece que no tiene límites!

    Por cierto, aún estoy digiriendo el hecho de que Obama sea realmente blanco y todo su bronceado sea producto de los rayos UVA, como Zaplana… y la vicepresidenta… ;)

  6. ..tengo tanto terror a los faros como a los aviones. Miedo irracional a ser devorado por el mar en ambos casos…

    Hoy ya no duermo xd. Saludos

  7. Impresionante! Me encanta la escalera. Perdona por estar tan ausente, pero tengo mala conexión, estoy de vacaciones, y no puedo ver vídeos y casi no puedo ver las fotos… un desastre. Pero sigo por aquí. Muchos besos!!

  8. La profesión de farero me produce sentimientos encontrados, por un lado me gusta pero por otro creo que me acabaría ganando la partida la soledad. ¡Saludos!

  9. El afán del hombre por conquistarlo todo!!! Para que, para luego dejarlo al abandono…en fin.
    Buena historia, Josete, como a las que nos tienes siempre acostumbrados…

    Un saludo.

  10. Las fotos son impresionantes, pero la historia todavía más… es increíble que tras tantas embestidas del mar consiguiesen sobrevivir y mantener el faro en pie. El ser humano es prodigioso cuando se empeña en algo, lo lamentable es que a veces se empeña en cosas que no son tan loables como estas.
    Feliz año Josete, que aún no te lo había deseado!

  11. Me suena haber leido algo de este faro en algún sitio, uf, ultimamente me suena todo, pero bueno que no sabia en donde y ahora zas! viene Josete y publica tremendo documento :) bueno iba a decir que me lo archivo, pero mejor no, si total tengo todo tu blog archivado!!! jajajaja

    Bicos

  12. He llegado a tu blog por casualidad y me ha provocado una gran inspiración este artículo. Yo escribo historias y la de este faro merece ser contada. Visítame alguna vez. Y gracias por la inspiración!!!! :)

  13. Hola a todos.

    Yo también me dedico a escribir historias. En el Taller de Escritura Creativa al que asisto empezamos a leer un cuento de Poe la semana pasada que se titula, precisamente, “El faro”. Está escrito en forma de diario y el escritor estadounidense lo dejó inacabado al poco de empezarlo. Gracias a este cuento (si no recuerdo mal, nos lo comentó el profesor del taller) me enteré de que existían faros en alta mar como los que mencionas. Curioso, muy curioso e interesante.

    Las fotos son espectaculares y las historias tremendas.

    Felicidades y gracias por descubrirnos estos hechos tan sugerentes y atractivos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s