La maldición del diamante de la Esperanza


hope

El diamante Hope o diamante de la Esperanza es un diamante de color azul marino con un peso superior a 45 quilates. Robado al joyero francés Jean Baptiste Tabernier en 1642,  fue envuelto en una legendaria y supuesta maldición que perseguía a sus respectivos poseedores.

La gran disputa del diamante de la Esperanza, siguió un rastro de muerte y desgracia a sus propietarios desde el primer momento que fue robada a Tabernier. El diamante perteneció a la estatua de la Diosa Deidad Sita, situada en la mina de Golconda Kollur en la India.

Inmediatamente después de la venta de Luis XVI, Tabernier se reunió con su trágico final en su siguiente viaje a la India, donde unos perros salvajes acabaron con su vida. Heredado de nuevo por Luis XVI y su reina Maria Antonieta, el diamante recibió el título real de Diamante azul de la Corona. Queriendo dar otro aire más romántico para el gusto de Maria Antonieta, el diamante se convirtió en una piedra en forma de corazón, reduciendo su peso a 67 quilates.

hope_1st_setting

Pero la desgracia del diamante de la Esperanza golpeó de nuevo. Después de un inquietante y inestable reinado fueron decapitados durante la Revolución Francesa de 1789. Durante la crisis política fueron depositadas en las Reales Joyerías de Garde Meublè, donde fueron robadas en varias ocasiones. Con el tiempo fueron recuperando parte de las joyas, pero el famoso diamante azul desapareció por un largo periodo de tiempo.

Antes de que fuera visto de nuevo en Londrés el diamante probablemente estuvo en posesión de la reina Maria Luisa en 1800. Posteriormente el diamente fue comprado por Henry Philip Hope en 1813 llamando desde entonces el Diamante Hope. Éste le dejó una estela de desgracias familiares y quiebras en sus negocios que le impidieron su prosperidad.

Tras la muerte de Henry, se le asignó a su nieto Francisco Esperanza quien intentó en numerosas ocasiones obtener el permiso de la corte para venderlo. En 1901 cuando había llegado a su peor etapa de quiebra fue finalmente concedida su solicitud.

155px-Jean-Baptiste_Tavernier

Continuando con su camino de desgracias, fue vendido al principe ruso Kanitowski que tras conocer su legendaria maldición lo vendió rápidamente al actor francés Ladue Lorens a quien mataron a tiros en una representación en el escenario. Su nuevo propietario, un griego llamado Simon Montharides murió con su familia tras caer con su automóvil por un precipicio. El diamante de la Esperanza cumplía con su historia. Incluso el sultán turco Abdul Hamid II tras poseer el diamante, fue destronado por un corto periodo de tiempo en 1909.

El diamante Hope viajó a los Estados Unidos con el joyero Simon Frankel, éste se dirigió de nuevo a Paris al encuentro del joyero Pierre Cartier que buscaba un comprador.

De vacaciones en París en 1911, Evalyn Ned y su esposo estaban hospedados en el hotel Bristol cuando recibieron la visita de Cartier. Su busqueda terminó con el rico y excéntrico matrimonio quienes estuvieron de acuerdo en comprarlo tras escuchar la curiosa maldición que legaba el diamante. Dicidieron  convertirlo en un encanto de buena suerte.

evalyn-walsh-mclean-wearing-the-hope-diamond mclean

Pero de nuevo la tragedia surcaba los poseedores del diamante. Su hijo murió extrañamente en un accidente de automóvil y su hija se suicidó de forma incomprensible. Mientras el marido de Evalyn Ned tras el terríble dolor acabó enloquecido en los confines de un hospital psquiátrico. Después de la muerte de Evalyn,  fue puesto a la venta en 1949 para ser adquirido por un joyero de New York llamado Harry Winston.

hopediamond

Winston, afectado quizás por la maldición decidió donar el diamante al Museo de Historia Natural del Smithsonian en Washington que es su actual destino.

Se dice que la maldición del diamante de Hoop era tan fuerte, que cuando fue entregado al museo en una caja por el cartero James Todd, éste tuvo algunas lesiones en una pierna al ser atropellado por un camión. Su esposa falleció de un paro cardiaco, su perro murió estrangulado por su correa y por último su casa sufrió un incendio. Realidad o fantasía? Cada cual…

untitled-21

A partir de entonces se ha vuelto legendario por la supuesta maldición que alcanza a sus poseedores. Desde el año 1958, es una de las joyas más visitadas en el Museo Nacional de Historia Natural de Washington DC.

Más información y lista de poseedores en Wikipedia , también en Pbs.org

y en el Museo Smithsonian

Información sobre estudios de procedencia en El País

Video del Diamante Hope:

11 pensamientos en “La maldición del diamante de la Esperanza

  1. Pingback: La maldición del diamante de la Esperanza | Jonéame

  2. Una vez oí decir: si quieres ver feliz a una mujer, regálale algo muy caro y que no sirva para nada… un diamante, por ejemplo.
    Vaya forma de hacer feliz a la gente!
    Te sigo, Josete.
    AD.

  3. Una historia de película, como la mayoría que nos ofreces.
    Felicidades y continua con ese gran baúl.

  4. ya se cual es ese secreto si tienes mala energia negativa el diamante es como tu espejo te la devuelve peor es mejor no mirarla con malas intensiones.

  5. Pérdidas de norte y prioridades en la vida, aunque existen excepciones del porqué se tiene una joya o cualquier tesoro valioso. Pocos se desprenden de una riqueza que les llegó muchas veces como premio a un sinfín de virtudes. Lo cierto es que aunque el dinero ayuda a la felicidad, No la garantiza. Sobretodo en las mujeres que creen que la belleza, las mansiones y ser rubias es sinónimo de éxito, incluida las joyas. Las joyas también entran en el terreno de la estratificación social. De polo a polo. Existen joyas para secretarias como para reinas. Siempre
    en relación a pedrerías y metales de diversas categorías y valores. En verdad, en esencia una pérdida total de valores, en el sentido que todo esto deja de ser de componente estético para pasar a ser fuente de pugna
    entre diversos episodios de envidias y maleficios en las vidas personales del prójimo, sobretodo del propietario o de la ¿privilegiada? que la porta.
    Toda una estrategia de poder. Antiguamente, en climas inestables en países orientales y europeos, se acostumbraba a invertir en joyas, por un hecho , entre otros práctico. Llegado el momento de desertar, emigrar era
    más fácil transportar valores en un bolsillo, que desplazar un bién raíz en una maleta o un pañuelo. En la raza judía eternamente errante era una verdadera obsesión y pasión invertir en este rubro. Hasta el día de hoy.
    Así como otras razas: griegos, turcos, rusos. etc.
    No existe belleza lejos de la sobriedad. Si en la simpleza, casi siempre en relación a la humildad. piedad, sencillez, bondad y muy ligado a los estados naturales. Un collar de coral, de conchas, una corona de flores construída en armonía, puede ser altamente estético y cautivador. Las joyas van en relación a las personas, situaciones, escenarios y tiempos,
    aspecto no siempre comprendido, porque la posesión en todas sus formas, también es un acto de inspiración intelectual, aspecto que los seres humanos muchas veces no comprendemos. Existen las excepciones. Somos poco digeridos en esta vida y es necesario y también un privilegio sufrir en esta vida y crecer en medio de los dolores.
    Nos sace digeridos y con las prioridades claras. No anteponiendo la
    materia a los sentimientos y verdaderas necesidades humanas. Las verdaderas joyas, tesoros, son la salud, el amor, la familia, la educación y cultura constante de vida, valores que conforman integridad y nos lleva a los verdaderos estados de felicidad que es posible nos alejen de las
    desgracias que nos llevan a distorsionar el principio al fin de nuestra misión y trascendecia en el vivir. A veces protagonistas y también martirizadores y ajusticiadores de nuestro y un mejor sino. Estar alejados
    de la sabiduría de Dios y también de la Salomónica.

  6. Pingback: 10 de las Joyas Más Famosas de la Historia | Blog Pasión por la plata

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s