Torre Bert, siguiendo al Sputnik


En 1957 muchos jóvenes estaban viendo por primera vez en televisión, los primeros vehículos espaciales tripulados por rusos y estadounidenses en órbita alrededor de la Tierra. Unos acontecimientos que causaron mucho interés y seguimiento.

Al norte de Italia en Turín,  entre 1957 y 1965 dos jóvenes hermanos  radioaficionados, crearon la primera estación de seguimiento, la Torre Bert. Su objetivo era captar las señales de telemetría y otros enlaces descendentes de datos, de los primeros satélites lanzados por Rusia y la NASA.

“Con una habilidad extraordinaria y unos equipos fuera de lógica lograron su objetivo”.

 

Los constructores de esta notable y única estación fueron los hermanos, Achille y Gian Battista Judica. Un hobby por la radio que comenzó en 1949 mientras vivían en Erba, una pequeña población de la región italiana de Lombardía.

Achille con 16 y Gian con sólo 10 años trataron de engatusar a su padre, para construir una estación de onda corta. El padre les contestó, que “no podían perder el tiempo, cuando deberían estar estudiando”. Tuvieron mejor suerte con su madre que accedió a sus súplicas. Con la aportación materna compraron excedentes de equipos de radio que el ejercito de los EEUU puso en venta. Unos precios de ganga que se pusieron al peso, 5 centavos de dollar por 0,45 kg. Los hermanos Battista gastaron unas 300 libras.

Después de la reconstrucción, limitando sus propias necesidades, pronto comenzaron a comunicarse en código con nuevos amigos de todo el mundo. La afición por las ondas comenzaba a acaparar por completo los pensamientos de los dos hermanos.

Sputnik

Diez años más tarde, en 1959 la familia se trasladó a Turin. En esas fechas los lanzamientos de satélites habían comenzado y como no, este acontecimiento les fascinaba. “Había un nuevo mundo ahí fuera” y “queremos ser parte de ella“.

Fue el comienzo del proyecto de la Torre Bert.

Con unos gastos millonarios realizados por los gobiernos para el seguimiento,  Gran Bretaña  gastó 4.500.000 dólares en Jodrell Bank, y los EEUU 15 millones en Tyngboro, los chicos de la Torre Bert con la ayuda de un contratista construyeron una antena de plato por 3.200 dólares.

Con un saldo de 30 dólares en sus cuentas de ahorro,  el proyecto podía quedar inacabado, así que tuvieron que recurrir a su habilidad e imaginación para concluir su sueño. De depósitos de chatarra consiguieron algunos materiales, entre ellos  un volante de automovil y piezas de rodamientos de camión.

Con un pequeño Fiat 600 cargaron decenas de tubos de hierro y chapas de aluminio para dirigirse a un viejo bunker de la Segunda Guerra Mundial. Allí pusieron manos a la obra en un concierto de martillazos y taladros dirigidos por su audaz ingenio. Un modelo lejos de sus sueños pero en definitiva su particular control de seguimiento espacial tipo Cabo Kennedy.

Para completar el seguimiento 15 entusiastas jóvenes del espacio fueron reclutados, entre ellos María Teresa la hermana de los chicos. Una adolescente que se encargaría de una de las tareas más difíciles. En plena enseñanza del ruso, ella sería la encargada de traducir los mensajes de los vuelos tripulados por soviéticos.

Los chicos querían organizar una cobertura electrónica de toda la Tierra, la novia de Gian, Laura Furbatto fue la encargada de reclutar otros observadores del espacio, radioaficionados y amigos repartidos por todo el mundo. Desde Tahití en el Pacifico, Angola en Africa o Argentina en América del Sur.

Finalmente fueron capaces de grabar las conversaciones entre los astronautas y sus respectivas estaciones de tierra. Comunicaciones procedentes de las misiones Sputnik y Explorer, misiones a la caza de la hegemonía espacial.

En la corta vida de la Torre Bert fueron interceptados algunos mensajes notables desde el espacio. Mensajes como por ejemplo el “SOS al mundo entero“, venía de un vehículo espacial en movimiento y se repitió tres veces. Tres días después Rusia admitió el fracaso de una de sus misiones, pero no mencionó nada de la tripulación. El 17 de mayo de 1961, las voces de dos hombres y una mujer fueron oídos en una conversación desesperada…”Vamos más lento,…el mundo nunca sabrá de nosotros“.

Tal vez el mensaje más conmovedor fue un hecho sin palabras a principios de febrero de 1961. Interceptaron unos registros del corazón de todos los astronautas que estaban monitoreados automáticamente, acompañados de sonidos de respiración dificultosa. Gian tomó las cintas de grabación para mostrarlas al famoso cirujano de corazón , el dr. A.M. Dogliotti. Su veredicto: “Esto son corazones de hombres moribundos.”

Los hermanos estaban firmemente convencidos de que los rusos pasaron libremente de la vida humana para lograr sus éxitos en el espacio. Todo en una época en que la Unión Soviética tuvo dos programas espaciales, uno público y el otro oculto, en la que misiones mucho más atrevidas y en ocasiones abiertamente suicidas se intentaron con el fin de implantar su hegemonía espacial sea cual sea el coste.

Claro esta que la perdida de astronautas en el espacio forma parte de una leyenda, nunca reconocida por los rusos y nunca demostrada por otras fuentes.

Los hermanos Achille y Gean Battista Judica fueron objeto de un documental en el 2007, “I pirati dello spazio“,(el pirata del espacio), también un artículo sobre las grabaciones fue publicado en la muy sensacionalista revista de ciencia Fortean Times, e incluso una dramatización de la historia fue transmitida por la BBC radio el 4 de mayo de 2009. “Listen Up” de Glen Neath.

Más información y fotos en Judica Cordiglia, en The Lost cosmonauts, Readers Digest y Wikipedia.

Como no, una historia que tiene su parte de sensacionalista y que existen opiniones contradictorias como en Svengranh en Aerospace Web y en Astrosurf

Video repercusión que tuvo en su momento:

Actualización 31-3-2011.

Tras la publicación de un nuevo libro de Jamie Doran y Bizony Piers, donde los autores se basan en las revelaciones de un oficial de la KGB, Venymin Ivanovich. La leyenda de la perdida de la vida de astronautas soviéticos en el espacio, es completamente cierta e impactante.


Cuerpo de Vladimir Komarov en un ataud abierto.

El vehículo espacial de chapucera construcción, quedó fundido en su caída a toda velocidad en dirección a la Tierra. Komarov dijo a sus amigos que sabía que probablemente iba a morir. Argumentando esta terrible vivencia en el libro, titulado “Starman“, el mando soviético pudo escuchar como Komarov entre lloros de rabia decía:” Maldigo a las personas que me han metido dentro de esta fallida nave espacial“. (Además de los mensajes de socorro mencionados por los chicos de la Torre Bert).

Curiosamente fueron dos hombres asignados para esta misión. Komarov y el gran héroe soviético Yuri Gagarin.

En 1967, algunos técnicos habían inspeccionado la nave, y reconocían que tenía problemas estructurales, que la convertían en una máquina muy peligrosa para navegar por el espacio. Finalmente fue elegido Komarov a pesar de las tremendas dudas reinantes…

Interesante artículo completo en Npr

 

 

 

7 pensamientos en “Torre Bert, siguiendo al Sputnik

  1. Gracias Guillermo, no mucho más de las que nos cuentas tan magnificamente en la Aldea. Por cierto felicidades por el top de Wikio, 8º en europa con temas de historia, sólo se consigue con constancia y buenas aportaciones :-)

  2. Totalmente de acuerdo con Eulogio, eres único dejandonos con la boca abierta.

    Que sabia la madre de los hermanos, eh?

    Y que morro los rusos…

    Biquiños

  3. Pingback: Torre Bert, siguiendo al Sputnik | WiFiClub

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s