Con la lengua por ley

‘Con la lengua por ley’

La Emperatriz china Hou Y., de la Dinastía Tang, introdujo la costumbre con el fin de elevar a la mujer y humillar a los hombres. Dado que la felación era un símbolo de la dominación masculina, decretó la obligación por ley de “que todos los funcionarios y personas de alto rango, mostraran un respeto especial a su Majestad a través del sexo oral”.