Fuerte San Cristóbal, “La gran evasión española”


La fuga del Fuerte San Cristóbal se produjo el 22 de mayo de 1938 y en la historia mundial de las evasiones es una de las más destacadas, tanto por el número de fugados como por las sangrientas consecuencias.

En 1938 había 2.487 personas detenidas en su mayoría dirigentes políticos y sindicales y militantes revolucionarios y republicanos. Estos eran tratados de forma inhumana con maltratos en forma de palizas, hambre extrema y piojos, teniendo constancia de la muerte por esas condiciones de 305 presos.

La fuga fue preparada por unos treinta presos de forma minuciosa. La operación se inició a la hora de la cena momento en que había más dispersión de los guardianes. En distintos grupos fueron desarmando a varios de ellos y tras coger su armamento, se dirigieron a donde estaba cenando la compañía de soldados de guardia.

Un soldado que opuso resistencia, murió como consecuencia de un golpe con una barra. Posteriormente mataron también a los soldados de las garitas. En una media hora el fuerte fue tomado por los reclusos. Un soldado que volvía de Pamplona se percibió de lo que estaba ocurriendo y bajó a la ciudad a dar la voz de alarma. Un preso, el falangista Angel Alcázar de Velasco encarcelado tras los sucesos de abril de 1937 en Salamanca, también corrió monte abajo para avisar.

Cuando los camiones de los militares con grandes reflectores se acercaron hacia el fuerte, algunos de los presos desistieron en su fuga, de tal forma que fueron contabilizados, a las dos y media de la madrugada, 1.692 presos. Se fugaron, por tanto, 795 reos de los cuales la mayoría iban mal calzados e inapropiados para pasar desapercibidos.

Pintadas de los presos.

Se inició inmediatamente la caza de los mismos que con apenas resistencia fueron siendo abatidos y detenidos. Consta que el mismo día 23 se detuvo a 259 evadidos, el día 24 ya eran 445 y los días sucesivos a grupos menores. El último fue capturado el 14 agosto, tres meses después, siendo apodado “Tarzán“, por resistir tanto tiempo sólo en los peligrosos montes de la zona. Sólo tres de ellos lograron cruzar la frontera.

Catorce de los 17 promotores de la fuga fueron condenados a muerte y fusilados en público en el centro de Pamplona, el 8 de septiembre de 1938 tras un consejo de guerra.

Hoy el fuerte y sus alrededores son una gran tumba, una gran fosa de fosas en la que yacen los cuerpos de los 207 fugados. Los funcionarios de la prisión enterraron a los presos a más de un metro de profundidad (para hacer varios niveles) y con una botella de vidrio que albergaba un documento con sus datos personales y la causa de la muerte.

 

Triste como la guerra misma.

Una evasión a la española que por el número de fugados bien vale el apelativo de “La gran fuga de la Historia”.

Más información en Wikipedia

Relato de la historia de uno de los supervivientes en El País

3 pensamientos en “Fuerte San Cristóbal, “La gran evasión española”

  1. Pues te lo tengo que decir…. Y no quería….

    Me guardado mis tres blogs preferidos para el domingo por la noche, para no influir en mis visitantes pero ya te anuncio que tu baúl estará a la cabeza.

    En cuanto a tu voto…
    Gracias por citar a Logio pero mi blog no participa, asi que te pido que me digas otro.

    Un saludo

  2. Podéis acceder a un buen programa sobre esta fuga. A mi me pareció interesante:

    La fuga del Fuerte San Cristobal en el programa EN PRIMERA CLASE.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s