Nauru, un paraíso en venta


Hace mucho tiempo, en una isla apartada del mundo, vivía un pueblo feliz. La isla de Nauru, situada en el Pacífico Occidental tenía todo lo que sus habitantes necesitaban: cocoteros que daban alimento y bebida, árboles frondosos que les regalaban su sombra, aves a montones, y un mar lleno de peces.

Hace más de 200 años, el capitán de un barco ballenero inglés descubrió este edén y lo llamó “Pleasant“, que significa agradable.

La isla cuya superficie llega apenas a los 21 kilómetros cuadrados, es más pequeña que cualquier aeropuerto mediano de alguna de nuestras ciudades. Nauru está situada entre Hawai y Australia, a escasos 56 kilómetros al sur del ecuador y a cientos de kilómetros de cualquier otro lugar.

Tuvo que transcurrir un siglo para que un trozo de madera petrificada que alguien se llevó como recuerdo de Nauru a Australia, cayera en manos de un químico, el cual lo examinó y vio que era muy valioso. Al poco tiempo se organizó una expedición a la pequeña isla y se descubrió que, en efecto, sus moradores vivían sobre el yacimiento de roca fosfática más abundante de toda la parte continental de Oceanía. Un yacimiento originado en los excrementos de aves marinas.

Durante la mayor parte de este siglo se enviaron a Australia y a Nueva Zelanda millones de toneladas de fosfatos de un grado y pureza no conocidos hasta entonces.

Cuando la isla se independizó en 1968, las minas de fosfatos fueron nacionalizadas y los ciudadanos de la república más pequeña del mundo, pasaron a formar parte del selecto grupo de los pueblos más ricos del mundo.


Unos signos de prosperidad que resultaban casi escandalosos. Pese a que sólo hay una carretera en toda la isla, cualquier familia era poseedora de al menos dos vehículos. Una amplia gama de aparatos eléctricos como microondas, equipos estereofónicos y varios televisores por familia.

Los nauruanos recibían gratuitamente, o por una cuota simbólica, vivienda, electricidad, agua, teléfono y servicio médico. La educación también es gratuita y el gobierno solía costear las costosas escuelas particulares en el extranjero. Todo un paraíso fiscal en la década de los 90.

Incluso la Reina Isabel II junto con el Duque de Edimburgo y cinco ministros del gabinete visitaron la isla. Gran Bretaña ayudó con fondos para la minería y las tierras deterioradas….ayudó?

Pero,.. todo esto uso desproporcionado de los males de la riqueza les produjo una dolorosa lección. Los Nauruanos llegaron a ser autosuficientes, pero irremediablemente comenzaron a vivir los últimos capítulos de un cuento de hadas sin final feliz.

Los fosfatos comenzaron a agotarse, y como es lógico el dinero también. Y lo que alguna vez fue un paraíso tropical es hoy un desierto carcomido de lápidas de coral.

Después de devastar casi el 80% de la isla, el terreno se encuentra en un estado estéril de pináculos de caliza, algunos hasta de 15 metros de altitud, inservibles para el cultivo, la única zona posible son los bordes de la isla, donde últimamente es recolectado coco, mango y almendra.

Una apabullante actividad minera que durante más de 90 años ha servido para que los isleños llevaran una autentica vida de lujo a costa de un maltrato desenfrenado de la isla y cuyos resultados saltan a la vista.

El cambio de dieta está causando verdaderos estragos. La expectativa de vida es de sólo 55 años. Los isleños padecen muchas enfermedades de los ricos, entre ellas unos índices altísimos de hipertensión arterial y de afecciones cardiacas; además tienen la segunda tasa más alta de diabéticos en el mundo,y con unos índices de obesidad muy alarmantes. Todo ello gracias a la importación enlatada de su alimentación.

Con una población en el 2006 de 13.048 residentes, Nauru actualmente carece de dinero para realizar muchas de las funciones básicas de gobierno. Incluso el Banco Nacional es insolvente.

Una violación de la naturaleza que no sólo sirvió de provecho a los nauruanos. Alemania, Australia, Nueva Zelanda y el Reino Unido tuvieron el control y aprovechamiento de ésta, incluso los japoneses durante la segunda guerra mundial ocuparon la isla.

Un paraíso perdido del Pacífico donde se derrochó sin pensar en el mañana, para ellos, en efecto, quizá no lo haya.

Más información en Every Culture, en NauruWikipedia y en El Mundo

Más fotos en flickr aquí, aquí, aquí y en la galería de Galenfry Singer

Otro derroche de imaginación para acabar con la naturaleza: El desastroso proyecto de Fort Lauderdale

Vídeo del estado actual de Nauru:

19 pensamientos en “Nauru, un paraíso en venta

  1. la historia parece una fábula de esas con moraleja.
    he estado recorriendo la isla con el Google Maps y es muy sorprendente.

    Ah! “Anonimo”… Naurú no tiene capital oficial, ya que no tiene “ciudades” en su escaso territorio.

  2. Veo este artículo con cierta tristeza. Ojalá no sea una metáfora de nuestro propio porvenir.
    Un saludo habanero, querido amigo.
    AD.

  3. La naturaleza nos devuelve multiplicado por diez todo el mal que le causamos, o algo asó he leido por ahí.
    El desarrollo y la civilización, que gracia de palabras, han convertido un pueblo pobre pero feliz, de nuevo en un pueblo pobre pero ahora infeliz. Paradojas de la vida, “la avaricia rompe el saco” como dirían los abuelos.
    Estupenda entrada y mejor documentada
    Saludos

  4. Pingback: Joni Mitchell - Big Yellow Taxi | Cada día un cantar

  5. Y mas, mas lugares que se siguen esquilmando sin compasión y sin ningun tipo de respeto a sus habitantes que nos empeñamos en “civilizar”.

    De esta lección se debería aprender, es como aquello del cuando veas las barbas de tu vecino afeitar, pon las tuyas a remojar…

    Biquiños

    Ah! el cheque por la publi si no tienes menos de una cifra de seis digitos como que se la hago a tus plagiadores jejejejejejejejeje

  6. Hola que tal Josete. No habia comentado antes en tu blog, pero lo sigo habitualmante. Me parece fantastico.

    Te envío un enlace de Peridista Digital, un artículo que se parece sospechosamente al tuyo

    http: //www.periodistadigital.com/ ocio-y-culturas/viajes/2009/12/01/nauru-fosfato-autodestruccion-materia-prima.shtml

    Salu2 nos vemos en la red

  7. Gracias Elzo, exactamente lo mismo me ocurre con Meridianos y no es cumplido. Y no hablemos de tu twitter 😉
    Lo del artículo ya últimamente hasta me da igual, casi me enorgullece. La información es libre y cada cual que mida su ética.
    Gracias a todos por alimentarme con vuestros comentarios 🙂

  8. Pingback: Xogando cos cartos da Natureza | Ciencias

  9. Es muy triste esta cruda realidad donde un grupo de personas se aprovecharon de la riqueza de un pueblo para despues dejarlo a la deriva

  10. Pingback: De qué viven los trece países más pequeños de la Tierra « Fronteras

  11. Hola vivo en argentina y estoy buscando info de lo necesario para ir a vivir a este desbastado pero hermoso país…q documentos necesito para ingresar legalmente y q aerolínea me deja en esta isla…muchas gracias

  12. Alguna vez lei algo parecido a “Cuando mas grande es la ganancia, mas se nota la miseria”. Creo que cabe aqui esta reflexion

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s