El gran timo del Dreadnought


El gran timo del Dreadnought fue una estratégica broma dirigida por el excéntrico poeta británico Horace de Vere Cole, para mostrar su buque insignia, el buque de Guerra HMS Dreadnought. Vestidos él y sus amigos como una supuesta delegación de miembros de la realeza de “Abisinia“, consiguió engañar a altos cargos de la Royal Navy e incluso a toda la prensa nacional. La Royal Navy se convirtió en objeto de burla y exigió que se detuviera a Cole, sin embargo el bromista Cole y sus compatriotas no habían violado ninguna ley.

 

El 10 de febrero de 1910, Cole junto con su hermano Adrian Vere, Guy Ridley, Anthony Buxton y el artista escocés Duncan Grant , comenzaron su estratégica broma publicitaria al HMS Dreadnought. Con un plan completamente premeditado y estudiado, el buque fue amarrado en el puerto de Weymouth. Acto seguido fue enviado un telegrama a las autoridades portuarias que decia, ..“ El HMS Dreadnought debe estar preparado para el acto protocolario de la reciente visita de un grupo de “principes de Abisinia“, fue firmado por el Subsecretario de Relaciones Exteriores Sir Charles Hardinge.

Disfrazados con autenticos trajes y turbantes de principes del oriente, Cole y su comitiva real se presentaron en la estación londinense de Paddington. Cole afirmó que él era Herbert Cholmondesly, perteneciente a la oficina de Asuntos Exteriores del Reino Unido y exigió un tren especial para Weymouth. Rápidamente la estación organizó un tren VIP especial para autoridades reales. La broma comenzaba a causar efecto a pesar de las limitaciones de los disfraces. El principal defecto de la supuesta familia real era la fragilidad de su maquillaje, no podían comer ni apenas beber, de lo contrario su maquillaje se arruinaría.

En el puerto de Weymounth, la armada dio la bienvenida a los príncipes de Abisinia con una guardia de honor. Lamentablemente nadie había podido encontrar una bandera del desconocido país de Abisinia, por lo que la armada tuvo que recurrir a última hora con la bandera de Zanzíbar con su himno nacional. Sus improvisados visitantes no parecieron darse cuenta.

Para mostrar el aprecio a los lejanos príncipes, les gritaban “Bunga, Bunga“, palabras tomadas del latín y el griego. Tras una oración…ofrecieron falsos honores militares a oficiales inexistentes, un engaño que parecía seguir distintos cauces de conveniencia.

Tras la inspección real al buque de guerra y el gran despliegue de elogios hacia el Dreadnought volvieron de vuelta al tren con una despedida de honores. En el trayecto de vuelta Anthony Buxton estornudó y salió despedida la falsa barba, afortunadamente reaccionó velozmente a recogerla y nadie se dio cuenta.

Para continuar con el éxito de la broma, Cole le sugirió a uno de los responsables del tren, que podían servir el almuerzo a los príncipes de Abisinia. Eso si, sólo con guantes blancos.

Una vez en Londres, Cole envió una foto de los príncipes al Daily Mirror,…descubierta la farsa fueron considerados una fuente de vergüenza y la Royal Navy se convirtió en el objeto del ridículo. La prestigiosa Marina Real Británica exigió que se detuviera a Cole por los hechos, sin embargo el señor Horace y sus amigos los príncipes de Abisinia no habían violado ninguna ley. A falta de castigo,… la armada mandó a dos de los responsables del recibimiento ser azotados. Cole respondió que “debían de ser azotados ellos por dejarse engañar en primer lugar“.

En 1915, el buque de guerra fue utilizado durante la Primera Guerra Mundial, el HMS se estrelló contra un submarino alemán que logró hundir. Entre los telegramas de felicitación había uno que decía,…Bunga, Bunga.

Horace De Vere Cole fue toda su vida un excéntrico bromista, ya en la Universidad de Cambridge se hizo pasar por el sultán de Zanzibar. Con una melena y un bigote erizado, a menudo también fue confundido con el primer ministro británico Ramsay Macdonald, causando consternación en el público cuando se lanzaba a las calles caracterizando al mandatario.

Incluso fue sospechoso del engaño del hombre de Piltdown una historia sobre un famoso hallazgo de los restos de un humano, hasta ahora desconocidos. En su luna de miel en Italia, una noche viajó a la parte continental de la ciudad de Venecia para comprar un montón de estiércol de caballo, al amparo de la oscuridad, lo roció alrededor de la misma plaza de San Marcos.

Aun heredando una gran fortuna, Cole se casó dos veces y murió en la más extrema pobreza en Francia. Supongo que no sería a causa de un engaño matrimonial…

Más información en Eleanore Whitaker, Museo del hoax y en Wikipedia

También más fotos en HMS Dreadnought y en Mail Online

Y hablando de hoax, igual te puede gustar Natasha, ojos de rayos X , o también Una premonición de dos dígitos

7 pensamientos en “El gran timo del Dreadnought

  1. Pingback: El gran timo del Dreadnought | ForoProvincias.Com

  2. No está nada mal como forma de poner en ridiculo al ejercito. Me pregunto si, aún declarandolo inocente, no recibió alguna visita de la Royal Navy para aclararle un par de cosas.

  3. Pingback: El gran timo del Dreadnought - apezz.com

  4. Jejejejeje, es increíble lo que se podía hacer ya en aquella época con un poco de publicidad. Lo del estornudo y la barba me parece de peli de Groucho Marx
    😀
    Me he desternillado leyéndolo, de verdad ^_^

  5. Pingback: El Hilo Conductor » El gran timo del Dreadnought

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s