El hombre atómico


Tras un fogonazo deslumbrador, el técnico de una empresa nuclear llamado Harold McCluskey, recibió una dosis radioactiva quinientas veces superior, a la que cualquier persona podría recibir sin sufrir daño a lo largo de toda su vida.

…sobreviviría?

Las instalaciones Handford, es un complejo nuclear situado a orillas del río Columbia, el más largo de la costa noroeste del Pacífico. Establecida como parte del Proyecto Manhattan, fueron creadas en 1943 con la misión de producir el plutonio que necesitan las bombas atómicas. El sitio fue el hogar del famoso Reactor B, el primer reactor nuclear construido a gran escala, desarrollado durante la segunda Guerra Mundial y encargado de producir plutonio 239.

Allá por el 30 de agosto de 1976 había sido un día perfecto para Harold McCluskey de 64 años de edad, pensando que hacer durante sus próximas vacaciones,… pero mientras se dirigía a su trabajo no quería pensar en sus vacaciones, antes tenía que sustituir a un técnico del ala 242.Z que estaba de permiso y la sustitución le obligaba a trabajar con Americio 241, y se sentía muy temeroso. El Americio es un elemento producido artificialmente y es cincuenta veces más radioactivo que el plutonio, del cual se obtiene.

Aquel día Harold vigilaba la tubería 14-A, donde para extraer el Americio bombeaban ácido nítrico muy concentrado a través de una capa de resina. La cabina estaba dotada de gruesos vidrios de plomo, donde permite ver al operador lo que ocurre en el interior de la tubería y si es necesario regular alguna de las distintas válvulas a través de unas manoplas especiales.

Hacía como unos cinco meses que la tubería 14-A había sido parcialmente cargada con residuos radioactivos y tras una inoportuna huelga de los empleados de Hanford se dejó de terminar de cargar. Como consecuencia, la resina había permanecido en la tubería durante cinco meses, un hecho que paso completamente inadvertido. Finalmente los técnicos comenzaron a bombear ácido nítrico y inesperadamente…

Un destello cegador de color blanco azulado hizo saltar por los aires las ventanas y las manoplas de la cabina. El impacto desgarró la careta de Harold y sobre el rostro le cayó una rociada de ácido nítrico, cascos de metal, vidrio y resina radioactiva. Intentaba desesperadamente inhalar aire pero solo respiró vapores de americio. En pocos segundos Harold recibió la mayor dosis de radioactividad jamás absorbida por un técnico nuclear, quinientas veces superior a lo que los científicos habían calculado que una persona podría recibir sin sufrir un daño irreparable a lo largo de su vida.

En todo el edificio los sensores de radiación hacían sonar señales de alarma y destellantes luces rojas de peligro. Vigilantes de la zona, médicos y enfermeras cubiertos completamente con caretas y ropas especiales socorrieron al malherido Harold. Además de las enormes dosis de radiación que había recibido, sufría lesiones que el ácido había causado en sus ojos, todo un cúmulo de fatalidades que todos los doctores no dudaron en aventurar un desenlace rápido.

Pero no fue así,… colocado en un habitáculo de aislamiento de emergencia, fue sometido durante 5 meses a una terapia de quelación a cargo del doctor Bryce Breitenstein. En personas previamente expuestas a radiación, los médicos habían utilizado con éxito un agente llamado ADTP, se le inyectó intravenosa este agente para posteriormente ser sumergido en baños de treinta minutos de duración. Era tanta la cantidad de Americio que contenían los poros de su piel, que cada vez que le acercaban el detector para medir la radiación, la aguja se disparaba hasta el tope de la escala.

Aun pareciendo increíble comenzaron los progresos, aunque los médicos seguían preocupados y todos los días esperaban que ocurriera algo terrible, lesión de la médula ósea, caída del cabello o cualquier otro desastre. Pero eso nunca sucedió, y 5 meses más tarde el recuento de la radiación de su cuerpo había descendido un 80 por ciento.

Pero el regreso a casa le deparaba alguna sorpresa,…Como la prensa le había endilgado el calificativo de “hombre atómico“, mucha gente creía que era una peligrosa fuente de radioactividad, tras una intervención informativa del gobierno, poco a poco fue desapareciendo esa cierta aprensión y miedo a acercarse a él.

Finalmente Harold McCluskey, el hombre atómico murió diez años más tarde por causas no relacionadas con los hechos.

Reeditando por puntualización…Murió por problemas en la arteria coronaria, una dolencia que ya sufría antes del accidente. Tras la autopsia se confirmó su muerte por problemas cardiovasculares y sorprendentemente sin ninguna lesión producida por la radioactividad…Sin lugar a dudas es el hombre atómico. ¡Ojito con probarlo en casa.¡

Más información en Beta Ustur,  Wikipedia , Last Times y en Google news

Quizás también te pueda gustar Una vida inmortal o Niños de burbujas


29 pensamientos en “El hombre atómico

  1. Gracias Josete por una entrada tan original e interesante.

    He de reconocer que todo el rato me estaba acordando de Homer Simpson y la panda de incompetentes que tiene Montgomery Burns.

    Creo que en el fondo se demuestra que los asuntos derivados de la energía nuclear son todavía un misterio, y que la histeria colectiva que hay en países como España es más bien fruto de la demagogia y de otros intereses

    Un abrazo

  2. Pingback: El hombre atómico

  3. Pingback: El hombre atómico | El Noticiero

  4. Realmente interesante. Demuestra que los efectos de la radiación sobre los seres vivos siguen siendo unos grandes desconocidos y que tienen efectos muy diferentes sobre personas distintas. Y todo ello, más de 60 años después de las primeras pruebas, aquellas que se llevaron a cabo incluso ignorando los terribles efectos que tendrían.

  5. Pingback: El hombre atómico - apezz.com

  6. Excelente historia. De esta historia se podría hacer un capitulo para super man,……basado en la vida de Harold el hombre atómico

  7. La lucha por la vida nos hace llegar a lugares insospechados, ¡quién iba a pensar que este hombre sobreviviría!
    Muy interesante.
    AD.

  8. Me gustaria saber realmente de que murió, me parece que no se aclará toda la información.

    Este podría ser un artículo pronuclear.

  9. Una puntualización, ¿los técnicos que mayor cantidad de radiación recibieron no fueron los que en Chernobyl murieron en el nucleo tras el accidente?
    Según tengo entendido varias decenas de personas tras el accidente empezaron a tapar el núcleo que quedo al aire con palas de tierra y después con hormigón. Algunos, según parece, murieron allí mismo por la radioactividad.

  10. En efecto Antonio, pero como puntualizo al principio de la entrada lo realmente increíble no es la cantidad de radiación, que sí fue la máxima en la fecha, sino el poder sobrevivir,cosa que en Chernobyl el que no murió en el acto, recibió su herencia. Además Harold murió diez años más tarde y por problemas de la arteria coronaria que ya padecía antes del accidente. Una autopsia efectuada a posteriori de su muerte señaló estar limpio y sin ninguna secuela derivada de la radiación. Vamos, un milagro.
    Por cierto, completamente de acuerdo con Sergio.

  11. Pingback: El hombre atómico (meneame) | BlogUniverso

  12. hola gracias por el aporte es bueno saber la importancia que tiene la vida humana hasta para los que se enriquecen de la energia nuclear a veces sin miedo y lejos en un buncker de lo que llegue a suceder a sus laborantes un saludo

  13. Pingback: Top Posts — WordPress.com

  14. Que desconocida que es esta fuente de energía y que poco sabemos de ella.
    Esta claro que cada persona es un mundo y las reacciones son distintas, e incluso el poco conocimiento que se tenía en aquella época.
    Una gran historia. Gracias por compartirla.

  15. Tienes razón Longo me comí la p, rectificando que no tengo perdón…Gracias.

    La única explicación Misósofos la resume en pocas palabras para mi, el comentario del amigo Sergio L. Palacios, conclusiones pocas, es tal y como fue la vida de Harold.

  16. Hola Josete..

    Realmente una historia increíble. Como un hombre después de lo sucedido, muere por problemas en la arteria coronaria? algo de verdad inexplicable.

    Gracias amigo por desempolvar esta historia de ese maravillo baúl..

    Un abrazo de buenas noches y feliz semana

  17. Es interesante ver lo poco que sabemos de la energía nuclear y lo dificil que será aprenderlo.

    Hace unos días un antiguo profesor mio explicaba, invitado en la tele para hablar del famoso almacen, que España es el único país de Europa donde los cientificos no pueden experimentar con combustible nuclear, de forma que si quieren hacer algo han de irse a Francia o Alemania. Así que nosotros si aprendemos más de las nucleares será porque pasamos a tener a un Harold McCluskey autoctono.

  18. Sobre la quelación, yo pondría mejor el enlace a la wikipedia:

    http://es.wikipedia.org/wiki/Agente_quelante

    El que has puesto, aunque tal vez explique los fundamentos básicos bien (no lo sé, no entiendo del tema), que es de una web de homeópatas y a partir de un punto viene a decir que la quelación poco menos que cura el cáncer, y otras barbaridades así.

  19. Radioactive man!!!! ahora solo falta fallout boy y estamos listos

    increíble como la radiación funciona distinto según las personas, interesante el método con el que trataron al Sr, Harold….

    gracias por compartir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s