Phineas Taylor y la boda del siglo


Phineas Taylor Barnum fue un showman artista circense recordado por sus numerosos engaños en el mundo del espectáculo y por fundar la “Ringling Brothers and Barnum & Bailey Circus. Gracias a su carisma y talento a la hora de mentir logró hacerse dueño y señor de uno de los shows de variedades más bizarros aclamados a mediados de 1800 en los Estados Unidos. «Soy un showman por vocación… y el dinero no me convertirá en nada mejor», su único objetivo personal fue llenar sus bolsillos prometiendo en sus espectáculos asombros y maravillas de los cuales casi ninguno era cierto o correcto. Barnum fue conocido por la frase que se le atribuyó,.«Cada segundo nace un idiota», aunque muchos relacionan el dicho a otro gran estafador y rival de Barnum llamado Adam Forepaugh.

Phineas Taylor es recordado también como el organizador de la gran boda del siglo.

Primero con un show de variedades titulado “Barnum’s Grand Scientific and Musical Theater”  y poco después con la compra del Scudder’s American Museum en New York, que rebautizó con su propio nombre, este farandulero ofrecía en un mismo recinto un zoológico de combinación, sala de conferencias, museo de cera, teatro y espectáculo circense. Un lugar central para el desarrollo de la cultura americana diseñado perfectamente por el Sr. Barnum para un público hambriento de espectáculos nuevos, donde las familias pudieran ir al sano entretenimiento y de paso como no, aumentar él su particular cuenta corriente.

Como puntos de interés, ofrecía un circo de pulgas, el tronco de un árbol donde supuestamente Jesús se sentó ante sus discípulos, La sirena de Fiji que era un mono momificado con cola de pez, colecciones de animales exóticos de dudosa procedencia y un sinfín de instrumentos científicos,… .El exterior de cinco pisos lo transformó colocando un llamativo anuncio con su nombre y decorando la fachada con animales pintados, paneles, pancartas y banderas,… todo muy iluminado con luz de calcio, un invento reciente. Finalmente contrató a los peores músicos que pudo encontrar para tocar en los balcones sobre la entrada, en la teoría de que su terrible sonido llevara a los visitantes rápidamente a su interior.

Para sus actuaciones contrató gigantes, enanos, los famosa pareja de siameses Chan y Eng, magos, ventrílocuos, adivinos y extraños personajes de todo tipo, incluso algunos con la cara pintada de negro que utilizaba para adaptaciones de la Biblia y la Cabaña del Tío Tom.

El negocio funcionaba, pero no realmente como Barnum deseaba hasta que un día se cruzó en su camino un gran pero pequeño tesoro.

Eso pequeño tesoro manipulativo no fue otro que Charles Sherwood Stratton, un niño que creció normalmente durante los primeros seis meses de su vida pero por un mal funcionamiento de la glándula pituitaria había dejado de crecer a la altura de 64 cm.

Nada más enterarse de la existencia del pequeño, solicitó a la familia Strattons los servicios del pequeño Charles a título de prueba para su museo. A cambio recibirían 3 dolares a la semana, más alojamiento, comida y gastos de viaje de toda la familia. Barnum creía que había encontrado oro, y efectivamente…

El público estadounidense no tardó en sentir su clamor por ver al pequeño gran hombre, apodado por Barnum como “el General Tom Thumb“. En 1843 y con cinco años comenzó su primera gira americana con un total éxito. El general se formó en la etiqueta de danza, teatro, imitaciones de celebridades, canto, decenas de chistes descarados y algunas caracterizaciones históricas como la de Hércules, Cupido y Napoleón. Fue tal el éxito logrado que realizó varios viajes a la vieja Europa donde actuó en el Palacio de Buckingham, dos veces ante la Reina Victoria y tres ante el Rey Eduardo VII, príncipe de Gales en su momento. Había conseguido el estrellato mundial, todos querían ver al pequeño niño en el escenario con trajes de gala maravillosamente adaptados

En su punto máximo de esplendor, el museo estaba abierto durante quince horas diarias, recibiendo unos 15.000 visitantes al día. Unos 38 millones de clientes pagaron 25 centavos de dólar para asistir al museo entre 1841 y 1865, unos ingresos aproximados de 32 millones de dólares. Unas cifras que enriquecieron considerablemente a Barnum permitiéndose en 1850 contratar a la cantante americana Jenny Lind pagándole durante 150 noches la friolera cantidad de 1000 dólares de la época, por noche.

Cuando el pequeño millonario Tom Thumb cumplió 25 años, determinó que era un buen momento para retirarse. Barnum reaccionó tembloroso ante la marcha de su gallina de los huevos de oro. Necesitaba un nuevo acto para promover su espectáculo…

Pero Phineas Taylor Barnum hizo honor a su fama de buen embaucador,…. había descubierto a Lavinia Warren, una pequeña mujer encantadora y elegante. Tras firmar un contrato le compró joyas y ropa apropiadas para una mujer de su situación,…rápidamente la puso en exhibición en el Barnum American Museum.

Como era de esperar Tom no pudo resistirse a la belleza de la nueva contratada,.. “es la pequeña dama más encantadora que he visto en mi vida, ..y creo que fue creada para ser mi esposa“.  ..Que así sea.

Barnum se encargó de organizar la ceremonia, quería algo especial y de paso que sirviera para llenar aun más sus rebosadas arcas.

El 10 de febrero de 1863 tuvo lugar la ceremonia en la iglesia Grace Episcopal en Broadway, la dama de honor fue Minnie Warren, la hermana de Lavinia que era aún más pequeña, el padrino George W. Morrison, un artista enano contratado por Barnum.

La recepción tuvo lugar en el hotel Metropolian de New York, la lista de invitados incluyó a 2000 personas, entre ellas la élite, la creme de la creme. Las calles de la gran urbe se llenaron de gente con la esperanza de obtener una visión del pequeño carruaje de caballos diseñado especialmente para el transporte de los novios, proporcionado por la empresa de carruajes Tiffany & Co, que por supuesto fue muy difundido por Barnum.

La ceremonia y la recepción fueron un éxito rotundo, recibieron multiud de regalos,..uno de ellos una escapada privada en secreto, un “tour de luna de miel”, que incluyó una visita al Presidente Lincoln en la Casa Blanca, para continuar una gira por Europa y Japón. Tal vez “la boda del siglo“ que durante un corto periodo de tiempo,  fue capaz de hacer olvidar los horrores de la guerra civil americana.

Bajo la dirección de Barnum, Tom Thumb se convirtió en un hombre inmensamente rico, era dueño de una afamada casa de modas en New York y un barco de vapor. Su última aparición en público sin necesidad alguna fue en 1878 en Inglaterra para fines benéficos. A la edad de 45 años en 1883, murió repentinamente de un golpe sufrido en un accidente. Más de 10.000 personas asistieron al funeral, Barnum compró una estatua de su tamaño natural y la colocó en su tumba del cementerio Mountain Grove. Lavinia Warret está enterrada junto a él con una sencilla placa que dice, “su esposa“.

Finalmente Barnum continuó con su circo ambulante de sus comienzos, fue el primer dueño de un circo que transportaba su espectáculo en tren,..su última aventura denominada “The Greatest Show on Earth”, El mayor espectáculo del mundo tuvo también un enorme éxito, nunca comparable al conseguido junto al General Tom Thumb.

El 7 de abril de 1891, Barnum murió en su casa mientras dormía, fue enterrado en el mismo Cementerio de Mountain Grove, en un camposanto que él mismo había diseñado muy cerca de su General.

Más información y fotos en Coil house, en la Wiki, aquí y aquí, en Mision Creep , en DHM library y en Getty Images

Estupenda visita virtual al Barnums American Museum en Lost Museum , muy recomendado.

Quizás por lo mediático que fue, también te puede gustar Las quintillizas de Ontario, una rentable atracción


11 pensamientos en “Phineas Taylor y la boda del siglo

  1. Todo un genio de los negocios, ahora, eso de “el tronco de un árbol donde supuestamente Jesús se sentó” me parece ya demasiado 😀 menuda jeta se gastaba el tío. 😀 Saludos

  2. Era un personaje sin escrúspulos que vivió de las desgracias y diferencias físicas de una pobre gente.
    Un exhibidor de miserias humanas.
    Un saludo

  3. Pingback: Phineas Taylor y la boda del siglo - apezz.com

  4. Increible, he entrado en tu blog por casualidad y me encuentro con este maravilloso post!!! las fotos y la historia geniales!, son del tipo de cosas que me gusta leer y encontrar po ahí, te volveré a visitar!

    Un saludo!

  5. I loved your web page, I really feel it truly is very different from most of them on the market as you appear to become figuring out extremely properly whatever that you are performing. Wonderful operate!

  6. Keep up the superb work , I read few articles on this web site and I conceive that your web site is real interesting and has circles of excellent info .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s