La gran broma universitaria de todos los tiempos


A las 6 de la mañana del domingo 8 de junio de 1958, un madrugador jardinero de la prestigiosa universidad de Cambridge, quedó enormemente sorprendido a la vista de un extraño espectáculo. En las empinadas pizarras del tejado de la biblioteca Seely, a unos 26 metros de altura, se encontraba estacionado increíblemente un viejo automóvil Austin Seven como caído del cielo.

Nadie daba crédito a lo sucedido, encaramado en una azotea inaccesible, como si tratara de cruzar la línea del horizonte, se encontraba el misterioso vehículo de color negro. ¿Pero como ha podido llegar hasta ahí?.

Sigue leyendo