El misterio de Renne-le-château


A finales del siglo XIX, Bérenger Saunière el pobre párroco de Rennes-le Château, de repente, comenzó a gastar mucho más dinero del que podría haber ganado desempeñando sus funciones eclesiásticas. Asignado en una pequeña aldea al sur de Francia sus primeros años al servicio de Dios fueron de piedad y extrema pobreza.

Saunière1852-1917

Según sus libros de contabilidad, en febrero de 1892 había una deuda de 105 francos, la mayoría de sus ahorros personales. Misteriosamente  todo cambió en los años siguientes. A partir de ese momento, sus supervivientes documentos del registro de cuentas indicaban un gasto total de 660.000 francos, lo que equivale aproximadamente a unos 2.500.000 euros, con el valor de aquella época.

Hasta 50.000 francos en un mes solía gastar en algunos periodos. Su sueldo como sacerdote fue de unos 900 francos al año.

Sigue leyendo