Sobrevivir a la horca, cuestión de suerte


Sobrevivir a la horca por regla general es practicamente imposible. La muerte por suspensión del cuello se puede dividir en dos tipos,.los que cuelgan de una silla o taburete a corta distancia de los pies, o los criminales que dejan caer a través de una trampilla a una distancia en función de su peso y altura. Está claro que esta última opción da lugar a una fractura en el cuello instantánea y mortal.

Pero que ocurre si esos hombres y mujeres que fueron enviados a cumplir su pecado con el eterno creador, sobreviven a su último día de vida. Tal vez por la casualidad, mucho más amenudo, o quizás por la estupidez de sus verdugos, experimentaron el vivir para morir, un día más….

Sigue leyendo

El corredor de la muerte, pida su última comida


El corredor de la muerte, es el termino que se utiliza en una de las secciones de la prisión que alberga a personas en espera de ser ejecutados. En el estado de espera de ejecución se produce un aislamiento del recluso y la incertidumbre sobre su destino, por lo que constituye una forma de crueldad mental. Si ya de por sí son enfermos mentales, en dicha situación acaban por sucumbir en el angustioso síndrome de la muerte.

corredor1

Según algunos psiquiatras, en un periodo prolongado de tiempo bajos los efectos de que uno sabe que va a ser ejecutado, se producen delirios y tendencias suicidas llegando incluso hasta la locura.

Sigue leyendo

La crueldad del “Garrote Vil”


3939531.jpg

Garrote vil, máquina utilizada para aplicar pena capital originaria de España. Vigente en el país legalmente desde 1820 hasta su abolición por medio de la Constitución de 1978.

El garrote de forma evolucionada, consistía en un collar de hierro que,  por medio de un tornillo, retrocedía produciendo la muerte al condenado por la dislocación de la apófisis de la vértebra axis sobre el atlas en la columna cervical, es decir se le rompe el cuello a la víctima.

Sigue leyendo