Roopkund, el lago de los esqueletos


Roopkund es un lugar perdido en Uttarakhand estado de la India, el misterioso lago es portador de cien esqueletos humanos posados sobre el borde de sus aguas.

La ubicación de este lago está completamente deshabitada y se encuentra a una altitud de unos 5029 metros. Los esqueletos fueron descubiertos en 1942 por un guardaparques. En ese momento se creyó que las personas murieron a causa de una epidemia, deslizamientos de tierra o de una ventisca.

Sigue leyendo

Kelimutu y sus lagos de colores


Los tres lagos que coronan el cráter del volcán Kelimutu, famosos por el cambio de color de sus aguas, son un ancestral enclave espiritual de la isla indonesia de Flores.

Desde el mirador que se encarama en lo más alto del monte se puede contemplar, al oeste, el Tiwu Ata Mbupu o Lago de los Ancianos, de 245.000 metros cúbicos de capacidad, que en la actualidad presenta un azul tan oscuro que momentos antes del amanecer parece casi negro.

Sigue leyendo

Kliluk, el lago manchado


El lago kliluk, situado en Osoyoos,( Canadá), contiene una de las más altas concentraciones de minerales del mundo, principalmente sales de Magnesio, calcio y sulfatos de sodio, además de otros ocho minerales en menor proporción como la plata y el titanio

Los indios nativos del valle de Okanagan utilizaban sus aguas de propiedades curativas para aliviar los dolores de sus gentes, siendo para ellos un lago sagrado.

Sigue leyendo

El perpetuo relámpago de Catatumbo


 

Al sur del Lago Maracaibo, en Venezuela, un extraño fenómeno meteorológico se presenta durante más de 160 días al año. Una descomunal tormenta eléctrica, con relámpagos que se distinguen a más de 400 kilómetros de distancia. Centenares de descargas eléctricas simultáneas, casi perpetuas, le otorgan a los cielos de la región un aspecto único en el mundo.

Este fenómeno se caracteriza por ser un relámpago casi continuado, que se produce en nubes de gran desarrollo vertical formando arcos eléctricos entre los 2 y los 10 kilómetros de altura (o más), todo ello a medida que los vientos alisios penetran en la superficie del lago, sobre todo en horas de la tarde (cuando la evaporación es mayor) y se ven obligados a ascender por el sistema montañoso de Perijá y la Cordillera de Mérida.

Sigue leyendo