Dos puentes y una multitud


Unos 10 millones de personas cruzan a pie el emblemático Golden Gate de San Francisco cada año. El domingo 24 de mayo de 1987, como parte de la celebración del quincuagésimo aniversario de su inauguración, el puente fue cerrado al tráfico de automóviles y los peatones fueron animados a caminar tranquilamente por el puente durante todo el día. Unos actos que concluyeron a la mañana siguiente con un desfile de coches antiguos que hace recordar a las ceremonias de inauguración de mayo de 1937, éstas, a una escala mucha más organizada.

 

Sigue leyendo

El mundo bajo la ciudad, caimanes de alcantarilla


Que pasa si una de las leyendas urbanas no era una leyenda, sino un hecho aterrador. La historia de los caimanes de alcantarilla se remontan a los años 1920 y 1930, son partes de la leyenda contemporánea. Unos informes que se basan en avistamientos de estos enormes lagartos en lugares poco comunes, en particular en la ciudad de New York.

A pesar de haber sido repetidamente desacreditado por los científicos que insisten en que ni los cocodrilos, ni sus parientes más cercanos, podrían sobrevivir a la contaminación, la falta de luz, la comida tan limitada y los fríos inviernos de los subterráneos, la leyenda de los caimanes de alcantarilla de New York es bien conocida en la historia americana.

Sigue leyendo

Emblemático Empire State


No existe en el planeta ningún rascacielos tan emblemático como el Empire State Building, este gigantesco rascacielos tiene 102 plantas en sus 381 metros de altura, aunque en la actualidad no es el edificio más alto del mundo ocupa tras el más alto Taipei 101, un meritorio sexto puesto, teniendo en cuenta que fue construido hace 76 años.

stories.jpeg

El edificio nace de un pique entre los empresarios Walter Chrysler (propietario de la marca de coches Chrysler) y Jonh Jacob Raskob, (fundador de la General Motors); el Chrysler Bulding fue creado en 1930 con 282 metros, pero para entonces Raskob ya tenía en mente el edificio para superarle por lo cual eligió al arquitecto William Lamb que se inspiró en la forma de un lápiz y en las palabras de Raskob: “Hágalo tan alto como sea posible sin que se caiga“.

Sigue leyendo