Camerún, una armadura para la batalla


En las frondosas selvas del Camerún se practica una de las batallas encarnizadas del hombre contra la naturaleza, un ritual conocido como “ngour-ngour”, o “ir a la batalla,” la tradicional recolección de panales silvestres.

En lugar de utilizar humo para apaciguar las abejas, estos cazadores se basan en unas plantas sedantes que crecen en la zona que junto con una armadura de fibra de palma, son en galardonados para confrontar una feroz batalla con el enemigo.

La vieja tradición se origina en un momento en que la tribu Gbaya dependía de nutrientes ricos en miel para su supervivencia y no podía realizar fuego por temor a que el humo pondría de manifiesto su paradero a sus enemigos. Una tradición que sus miembros continúan en la actualidad.

Los gbaya localizan los nidos en la espesa maraña de los bosques ribereños de Camerún, concrétamente en la  meseta de Adamaoua, con la ayuda inestimable de una Indicatoridae, que es una diminuta ave que ha desarrollado una relación simbiótica con los Gbaya, ambos realizan el ataque estratégico, el ave intentando ahuyentar las enojadas abejas, mientras el soldado con su armadura ataca el corazón de la colmena, introduciendo en ella una pócima sedante.

Una mezcla de sedantes naturales cuidadosamente elaborados, demasiada cantidad mataría a las abejas y destruiría la colonia, demasiado poco pondría en peligro la piel del cazador. La mezcla les dará al menos 20 minutos para extraer el panal.

Estos cazadores de miel, amen de recibir alguna que otra picadura, también deben de tener cuidado de una golosa serpiente en la zona, que a veces se encuentran dentro de los nidos de abejas; la mortal y verdosa Mamba, que contiene una mordedura cuyo veneno es tan tóxico que cualquier ser humano puede morir en cuestión de minutos.

Un coste alto que parece no importar a estos asombrosos guerreros de la miel que año tras año realizan la infernal batalla con el fin de obtener este preciado sustento que les permita sobrevivir en las frondosas y desconocidas mesetas de Adamaoua.

Más información y fotos en Casa da imagem

11 pensamientos en “Camerún, una armadura para la batalla

  1. Siguen sorprendiéndome tus revelaciones sobre los distintos modos culturales. Parece que la miel y su consecución, aunque de formas diferentes,es una fuente rica en mostrar culturas.

  2. Curioso que sepan incluso la dosis máxima a emplear para no poner en peligro la supervivencia de la colonia, capacidad que parece que nosotros hayamos perdido ya en casi todos los aprovechamientos de recursos naturales que utilizamos.

    Tu blog es un documental andante.

  3. Hola Josete!!! Nunca dejan de sorprenderme las costubres de ese inmenso abanico de variedades que representan los pueblos de la tierra. Me encanta ver que aprovechan los recursos naturales para conseguir el alimento pero tratando de no dañar a quienes lo producen.
    Fnt´stico post, como siempre te superas.

    Un besote, Nicky

  4. Vaya, vaya. A medida que voy viendo más y más post en tu blog me voy haciendo más una idea de la gran calida de contenidos que contiene. Si señor. chapó por ti y tus ideas. Además hasta ahora no he visto ningún signo de estar politizado ni nada así. Cosa que agradezco un montón de veras. Saludos, enhorabuena y a seguir así.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s