Mis hermanos del Amazonas


En 1955, cinco misioneros estadounidenses, realizaron un intento de acercamiento a la temible tribu Huaorani, en las frondosas selvas amazónicas del Perú. Jim Elliot, Nate Saint, Ed Mcully, Peter Fleming y Roger Youderian. Una operación que se le denominó, Operación Auca.

c1fc_bfa4b8aebef931

Con la idea de ser los primeros protestantes en evangelizar a los Aukas,(salvajes), comenzaron en un primer momento, a realizar vuelos regulares alrededor de los asentamientos de la tribu, lanzando paquetes con regalos. Tras varios meses de lluvia de regalos sobre territorio Huarani, el 2 de Enero de 1956, decidieron construir un campamento junto al río Curaray, a pocos kilómetros del asentamiento.

250px-operation_auca_mapsvg

Irremediablemente el 8 de Enero de 1956, concluyó la operación Auca, un grupo de guerreros Huarani, atacó el campamento de los misioneros, asesinando sin piedad. El esfuerzo realizado para eliminar la violencia tribal y producir un acercamiento, había sido en vano. La noticia dio la vuelta al mundo, imposible un acercamiento a los Aucas.

c1fc_bfa4b8aebef9

Había distintas teorías acerca de cómo se debía realizar el acercamiento. Todos pretendían saber cuáles habían sido los errores cometidos por los cinco misioneros, que les había llevado a la muerte.

Sin embargo, esas mismas preguntas se hacía la señora Elisabeth Elliot Gren, esposa de Jim Elliot.

elliot

La señora Elliot, no dejaba de atormentarse día y noche, preguntándose, porque?, comprendía que, para seguir viviendo tendría que hallar sentido a la vida. El matrimonio había trabajado anteriormente con los indios Quichuas, en un lugar llamado Shandia.

Un día de mayo de 1957, el piloto misionero Jonny Keenan, invitó a Elisabeth a seguir lanzando regalos como prueba de amistad, sobre las rancherías de los aucas. Al pasar sobre una agrupación de casuchas separadas de la tribu, dejaron caer un paquete con un emparedado de carne picada, cerca de un joven salvaje. Este gesticulaba y gritaba.

300px-nate_saint_plane1

El salvaje comenzó a comer y agitaba la envoltura como señal de recibir el regalo. Corría de un lado a otro del claro, tratando de acercarse cada vez que pasaba la avioneta por encima de él. Alzando al cielo los brazos, gritando y sonriendo. Fue tal el ardiente deseo de la señora Elliot de encontrarse cara a cara con los aucas, que estaba empezando a comprender el anhelo de los cinco misioneros por llegar a ellos. Necesitaba respuestas.

Seis meses después, mientras visitaba a unos amigos en el poblado de Arajuno, supo la noticia de que tres mujeres aucas estaban acampadas en un villorrio cercano. Comprendió que era su momento. Agarró comida, su cuaderno de notas, un botiquín, una muda de ropa, una manta y se lanzó a un viaje que duro 6 horas. Al llegar se encontró con solo 2, una de ellas se había regresado a su tribu. Con insinuaciones, consiguió aplacar los temores y entablar relación con las 2 indígenas.

elizabethwithvalerie

Decidió establecerse allí para estudiar su lengua. Pero asombrosamente en uno de sus viajes, volvió a Shandia para traer a Valerie, su hijita de tan sólo 3 años. Aunque se había propuesto no exponer a Valerie a riesgos innecesarios, al día siguiente de haber llegado al poblado, les tocó asistir a una escena sangrienta. “Que vienen los aucas”, “han matado a uno”, “los aucas matan por matar, gritaban las gentes del poblado quichua. Fue encontrado el cadáver entre la maleza de un hombre acribillado con 18 lanzas. Era un aviso para los intrusos. Al día siguiente los indios resolvieron abandonar el villorrio de Cucaray. Ellas regresaron a Shandia, llevando consigo a Mankamu y Mintaka, las dos mujeres aucas.

En Shandia comenzaron el estudio  lingüístico gracias a la ayuda de las dos mujeres. Lenta y penosamente comenzó hacer progresos en la lengua, hasta llegar a entender un poco. No tenía mucho tiempo, les había prometido que regresarían para la cosecha del capok

59690190_688c8dd150

El 25 de Septiembre de 1958, las indígenas regresaron a Arajuno. A la mañana siguiente, la viuda de Jim Elliot, junto a su pequeña Valerie, emprendieron el viaje hacia el país de los aucas. Les acompañaron 6 guías quichuas que les ayudaron mediante canoas a cruzar los ríos Cucaray y Añangú, entrando a pie en el territorio de los aucas. Valerie, era transportada en una silla de madera que llevaba un indio carguero a la espalda.

Cuando llegaron los aucas no hicieron demostración alguna de saludo, aunque asombrosamente no fueron recibidos de mala gana. Quizás por Mankamu o Mintaka?, pronto se dieron cuenta de que los aucas eran una tribu muy robusta, no existían enfermedades entre ellos, no había dolencias infantiles, ni paperas, ni sarampión, ni tos ferina. Eran increíblemente resistentes a heridas infestadas, sanaban rápidamente sin tratamiento alguno…Donde está el paraíso?

the-savage-my-kinsmen11

Con su hija Valerie de cuatro años, Elisabeth Elliot pasó un año entero en las selvas del Amazonas, viviendo entre los indios aucas. En un testimonio incomparable de fe, convivió con los que desde entonces fueron sus hermanos del Amazonas, no sintiendo ningún rencor por ser los asesinos de su marido.

ebe1c

Tras su regreso a los Estados Unidos escribió numerosos libros. Durante 13 años pudo ser escuchada en programas de radio a diario en Nebraska. En la actualidad sigue en contacto con su público, a través de su página web.

Más información operación Auca en Wikipedia también de Elisabeth Elliot

Historia de Elisabeth, resumida de su libro “Mis hermanos del Amazonas“, encontrado en un tomo Selecciones 1963 en el Baúl

Web personal de Elisabeth Elliot

Fotos en Hanaro Church y en atany cost

También muy buenas y vídeo en Howywood Jesús

Gran vídeo musical recordando el momento:






25 pensamientos en “Mis hermanos del Amazonas

  1. Impresionante el coraje de esta mujer. No cedió en su empeño y al final lo consiguó.
    Realizó el sueño de su marido y luego el suyo propio.
    Que buena la historia nuevamente Josete, aunque yo soy de los que opino que a esas gentes hay que dejarlas vivir en paz,en su habitat y con sus costumbres. Cuando menos sepan de este nuestro mundo mejor…
    Te felicito.
    Un saludo…

  2. Pingback: Mis hermanos del Amazonas

  3. Hola Josete,

    Pienso que los hombres no somos tan diferentes unos de otros, incluso los aucas. La mayoría de los conflictos en cualquier parte provienen de malentendidos.

    Los misioneros, con toda su buena intención, cometieron algún tipo de error involuntario pero imperdonable y los indios reaccionaron según sus costumbres, sin embargo la sra Elliot no cometió ese error y fue aceptada. Así de simple.

    Es un excelente post y he disfrutado leyéndelo, y ahora intentaré encontrar el libro que recomiendas.

    Un saludo

  4. Que valor el de esta mujer y que coraje. No se porque nos empeñamos en “civilizar” cuando nuestra civilizacion en ocasiones es la mas “incivilizada” Otra historia bonita Josete y ademas con buen final.

    Bicos

  5. Desconocía por completo esta historia. La única parte que no me ha gusta es que en realidad el afán y el motor que movía a esta mujer y los misioneros no era comunicarse con los aucas, comprender y entender su cultura, si no evangelizarlos lo cual viene a equivaler a destruir su cultura y creencias para imponer la propia. Un saludo.

  6. En efecto amigo Public enemy, es la idiosincrasia de los misioneros a lo largo de la historia.

    Perdón Rostam pero siempre comento el mismo error, simplificar para que a todo el mundo no se le haga pesado y es ahí donde siempre me pillais. Volviendo a darle un repaso al libro, los misioneros no cometieron un error. Cuando Elisabeth Elliot consiguió integrarse, busco respuestas al asesinato de su marido.Las respuestas de los aucas.. “Sentíamos miedo por el peligroso hombre blanco, teníamos que defender a nuestras familias”,.. un mecanismo natural de autodefensa.
    Supongo que en el éxito de Elisabeth algo tendrían que ver las dos mujeres aucas que regresaron un día antes.
    Como comentais la mayoría es mejor dejarlos. Pensad que al igual que para nosotros es un peligro la terrible selva amazónica, para ellos unas simples paperas podrían acabar con toda su especie.
    Gracias por vuestros comentarios 🙂

  7. Que historia tan tremenda y que ¡GRAN MUJER! ¿quienes son los incivilizados, ellos o nosotros tratando de imponer?
    El video muy bueno.
    Un abrazo.

  8. Curiosa historia….
    Probablemente se equivocaron con el acercamiento, ellos sabían por qué lo hacían pero no pensaron que tal vez los habitantes de la tribu no tenía ni idea de por qué lo hacía. Me impresiona que esta mujer pudiese seguir los pasos de su marido asesinado sin remordimientos, pero supongo que igual que en la historia que nos contaste de Buho Gris, todo depende de las circunstancias del momento ^^

  9. Oye que bueno que existen personas que dan su vida por Jesus, me emociona saber que en medio de las pruebas Jesus estará siempre a nuestro lado que DIOS bendiga a todos los hermanos misioneros en todo en mundo. La bilblia dice que tendremos un bello amanecer con cristo en las moradas celestiales

  10. Hola,estos sucesos se dieron en las selvas de Ecuador…ya que los lugares mencionados los conozco porque vivo cerca de ellos y en ocaciones he tenido oportunidad de estar alli… por lo sucedido se podria decir que es buena la accion de los misioneros,más por esos tiempos tambien se estaba dando la invasión del territorio Huaorani por parte de las companias que querian explotar el preciado mineral “petroleo”, esto tiene hasta el día de hoy mucho que ver con lo que sucede con estos pueblos, que solo tratan de proteger lo que por ley les corresponde.
    hoy por hoy, esas personas no solo han conocido el bien atravez de lo misioneros, tambien conocen la otra cara de la moneda, dejando en el olvido sus raices y su propia historia…tendra que levantarse otro buho gris en esta parte del planeta para que nos demos cuenta el daño que nos causamos a nosotros mismos.

  11. gracias por la informacion es muy importante compartir lo que estos jovenes hicieron y den a conocer a la iglesia y a los jovenes cuan desafiante, es para mí haberlos encontrado. Dios los bendiga. el mundo salva la capital de argentina.

  12. Solo el amor de Dios puede hacer esto. que imponer otra cultura ni que ocho cuarto. El amor de Dios llevo a esta mujer a perdonar a los asesinos de su esposo. Un amor que el hombre no ve que solo lo ven lo que son hijos de Dios no hay otra manera de comprender. Este domingo vino el asesino de el esposo de la mujer a contar el testimonio a nuestra iglesia. Yo no lo podia creer, pero alli estaba, un hombre que a pesar de ser “incivilizado”, Dios obró en su vida, y en los 5 que con él estaban que cometieron estos crímenes y dejaron de hacer lo que estaban haciendo y ahora ya son como 2.000 los cristianos en aquel lugar. Ahora decime si estamos todos locos para los que dijeron que “destruyeron su cultura y creencias para imponer la propia” o sea matar a inocentes matarse entre ellos, violar a cualquiera, matar a los gemelos y la lista sigue eso es destruir su cultura?? Nadie pero nadie puede cambiar algo asi solo el poder de Dios.
    piensen en eso.

  13. Faltaría contar la verdadera intención de esta mujer que juntamente con Raquel Saint, ambas pertenecientes a la mision evangelista ILV (Instituto linguístico de verano), se pusieron en contacto con los Waorani a petición del gobierno Ecuatoriano y EEUU (gobierno por cierto que entró en el poder gracias a un golpe de estado apoyado por los yanquis), para desplazarlos de la zona donde habitaban pués había grandes yacimientos de petróleo. Y lo consiguieron: desplazaron a los Waorani y los “civilizaron”. Consecuencias: las petroleras entraron y se inició la decadéncia de los Waorani, que aún continúa, por cierto.

    Y esto ya es una opinión personal: esta mujer no me merece ningún tipo de respeto, ni tampoco Raquel Saint. ¿Quienes son ellas para obligar a los Waorani a vestirse, a cortarse el pelo, a cambiar de Diós, a enseñarles sus “modales”? ¿Es que ellas tienen la verdad?

    Por favor, basta ya de jugar a ser Dios. Dejemos a las civilizaciones diferentes a las nuestras que decidan su futuro. Pero para ello, tenemos que dejar de manipularlas y engañarlas.

    La Historia de los Waorani es muy triste. Desde los 50, compañías petroleras y misioneros (juntamente con países occidentales, políticas neoliberales y capitalistas) los han precipitado al declive. Y lo digo no porqué lo haya leído sino porqué he estado allí.

  14. Primero que nada esos misioneros fueron alli por un mandato divino. ¿Por qué divino? por que esos pobres indios como todo mortal sobre esta tierra necesitan de el perdon de Cristo. Usted me puede decir,pero esas personas tienen sus propia cultura y costumbres, yo le diré que esos indigenas fueron creados por Jehová por lo tanto a la hora de su muerte tendrán que encarar a Dios. Y ese Jehová a establecido sus reglas de juego para vivir eternamente y es atraves de Jesucristo

  15. Muy interesante el tema….
    Nosotros coleccionamos la revista Selecciones del Reader’s Digest,mientras más antiguos los números, mejor y más entretenidos…Ahí me encontré la historia que comentamos ahora, que es tan entretenida y profunda, que ya me la leí dos veces.
    Me doy cuenta que las opiniones están muy divididas, como pasa con todo, pero en mi modesta opinión, y después de haber leído el condensado del libro, puedo decir que la protagonista es muy sinceramente cristiana, y en ningún momento ella pudiera estar coludida con gobiernos o compañías petroleras….éso es calumniarla gratuitamente. Y ella misma al final reconoce que los aucas no necesitan la civilización, así como estaban en el tiempo que estuvo con ellos, eran felices y saludables….así que por favor, algunos no la pelen más….
    Los misioneros en general son buenas personas que creen hacer lo mejor al cristianizar a las tribus primitivas….
    Un saludo….

  16. Así que los “pobres indios” fueron creados por Jehová! Pero al dichoso Jehová nunca le dio la gana de aparecérseles para avisarles… Y hasta que llegaron los misioneros miles de “pobres indios” que vivieron y murieron antes de 1492 tuvieron que afrontar al Jehová sin tener la menor posibilidad de saber quién demonios era el “verdadero Dios”. Bastante lógico!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s