La guerra que comenzó en el patio y acabó en el salón.


Durante los prolegómenos de la Guerra Civil Americana, hubo un lugar donde se mediaron acontecimientos tan importantes, que influyeron en el devenir del histórico conflicto bélico.

Wilmer_McLean_ca_1860

La guerra Civil comenzó en 1861 en el patio de un mayorista de ultramarinos de Virginia, llamado Wilmer McLean y concluyó en su salón en 1865.

La primera batalla de Bull Run, también conocida como la Primera Batalla de las Manassas, fue la primera gran batalla sobre tierra en la guerra Civil Americana. El conflicto, que comenzó el 21 de julio de 1861 tuvo lugar en la finca de McLean. Una plantación situada en Manassas, condado de Prince William en Virginia.

Bullrun

El ejército de la Unión comenzó a disparar su artillería sobre la casa de McLean, en esos momentos sede de la Confederación General de Brigada. El caos se produjo en la casa. La artillería en uno de sus innumerables disparos, logró introducir una bala de cañón por la chimenea llegando hasta la misma cocina. “Un efecto cómico”, que logró la destrucción de la cena de los miembros de la confederación.

Tras salir ileso de los acontecimientos, Mclean que era un Mayor retirado de la milicia de Virginia, un hombre demasiado viejo para alistarse en el estallido del conflicto. Decidió trasladar todas sus actividades comerciales a otro lugar, también por el deseo de proteger a su familia de la experiencia sufrida en la batalla del patio de su casa.

01396r

En la primavera de 1863, Wilmer Mclean y su familia se trasladaron a unos 200 kilómetros al sur de Virginia en el condado de Appomattox. Un lugar donde poder vivir lejos de la guerra y del acoso de los unionistas.

El 9 de abril de 1865, irónicamente la guerra volvió a Mclean, cuando el general Robert E. Lee se rindió al Teniente General Ulysses S. Grant justo en la nueva casa del Mayor retirado. Una vez firmado el convenio de paz en el salón de su casa,  Mclean dijo con orgullo: “La guerra comenzó en mi patio delantero y terminó en frente de mi salón“.

91475-004-354D702F

Miembros del ejercito comenzaron a tomar las mesas, las sillas, camas, cuadros, cualquier cosa que no estuviera atada, como recuerdo de este doble acontecimiento.

Después de la guerra Wilmer Mclean y su familia vendieron su casa incapaz de hacer frente a su hipoteca, regresando a su antigua casa de Manassas. Más tarde se trasladó a la ciudad de Alexandria en Virginia. Allí murió el 5 de Junio de 1882 y fue enterrado en el cementerio St. Pauls Episcopal.

Más información en Wikipedia , y en Knowledgerush

También información y fotos en Symonsez y American Civil War

13 pensamientos en “La guerra que comenzó en el patio y acabó en el salón.

  1. Holaaaaaaa amigo Josete… miles de gracias por tus felicitaciones…

    Me fascinan tus entradas y siempre salgo de tu casa aprendiendo algo y esta de hoy es muy curiosa y algo intrigante…

    Un besote

  2. Firmar un tratado de paz… perpetua!!! así deberian ser todos los tratados, de hecho ni tenia que existir ya la guerra.

    Curiosa historia 🙂

  3. Como dicen mas arriba, siempre sales aprendiendo algo visitando este lugar. También es casualidad lo de este hombre, si, mucha casualidad…
    Un abrazo

  4. Hola Josete.

    Deduzco tras leer el post que la guerra comenzó en el patio del pobre McLean por casualidad, no porque estuviera implicado directamente en alguno de los bandos, verdad? Hay que ver, algunos nacen con estrella y otros estrellados…

    Por cierto, que no sé porqué no había abierto hasta el momento tu baúl (aunque sí había oído hablar de él). Me ha parecido un blog bastante interesante, con entradas muy trabajadas, y del que ya puedes considerarme seguidor habitual.

    Un saludo!!

  5. (…)Miembros del ejercito comenzaron a tomar las mesas, las sillas, camas, cuadros, cualquier cosa que no estuviera atada, como recuerdo de este doble acontecimiento.

    O sea, como se dice en mi pueblo, “tras de cornudo, apaleao”, hay que ver como semos las personas humanas… ¡Saludos!

  6. Lo que más me gusta de tus post, sin duda, además de lo bien documentados, son las imagenes que pones. Debe ser dificilísimo a veces encontrarlas. Eres un fenómeno!
    Y en cuanto al tema, me remito al primer comentario, pena que por el medio hubiese tantos muertos…

  7. Pingback: La guerra que comenzó en el patio y acabó en el salón | Jonéame

  8. como siempre los blancos “victoriosos”, se creen los dueños del mundo. Y los indios que? y los negros? quien los defiende

  9. Cesar, en el baúl no existe ni color ni distinción, intento ofrecer entradas que pudieran ser interesantes desde el punto histórico y nada más…que por cierto sin nungún ánimo de lucro.
    No soy quien para defenderlos, sí para respetarlos y dentro de lo que a mi me gusta,(que para eso es mi blog), si he ofrecido artículos como “La esclavitud con otro nombre“- El Tabú de los negros blancos“, Umoja, donde las mujeres mandan“.. y algunos más que podrás encontrar más facilmente en el Indice. Como ves Cesar en el baúl no existe color ni distinción, solo pequeñas historias, da igual de que ser humano venga.
    Un saludo a todos y gracias por vuestras visitas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s